Tratamiento cáncer del intestino delgado (PDQ®): Tratamiento – información para profesionales de salud [NCI] – Información general sobre el cáncer del intestino delgado

  • Casos nuevos: 9.160.
  • Muertes: 1.210.

El adenocarcinoma, el linfoma. sarcoma. y tumores carcinoides representan la mayoría de los pequeños tumores malignos del intestino delgado, que, en su conjunto, representan sólo el 1% a 2% de todos los tumores malignos gastrointestinales. [2, 3, 4, 5]

Seguimiento y Sobrevivencia

Como en otros tumores malignos gastrointestinales, la modalidad predominante de tratamiento es la cirugía cuando la resección es posible, y la cura se refiere a la capacidad de resecar completamente el cáncer. La tasa de supervivencia global a 5 años para adenocarcinoma resecable es de sólo 20%. La tasa de supervivencia a 5 años para leiomiosarcoma resecable, sarcoma primario más común del intestino delgado, es de aproximadamente 50%.

Los tumores carcinoides del intestino delgado están cubiertos en otros lugares como una entidad separada del cáncer. (Consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los tumores carcinoides gastrointestinales para obtener más información.)

Referencias:

  1. Sociedad Americana del Cáncer: Hechos y cifras de 2014. Atlanta, GA Cáncer: Sociedad Americana del Cáncer, 2014. Disponible en línea. Último acceso 21 de mayo 2014.
  2. Zureikat AH, Heller MT, Zeh HJ III: El cáncer del intestino delgado. En: DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA: Cáncer: Principios y Práctica de Oncología. 9ª ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 2011, pp 1048-59.
  3. Serour F, doña G, Birkenfeld S, et al. Neoplasmas primarios del intestino delgado. J Surg Oncol 49 (1): 29-34, 1,992.
  4. Matsuo S, Eto T, Tsunoda T, et al. Tumores del intestino delgado: un análisis de las lesiones tumorales, tumores malignos y benignos. Eur J Surg Oncol 20 (1): 47-51, 1.994.
  5. Chow JS, Chen CC, Ahsan H, et al. Un estudio basado en la población de la incidencia de tumores malignos del intestino delgado: SEER, 1973 a 1990. Int J Epidemiol 25 (4): 722-8, 1996.

También se puede pedir aquí.

Lee mas

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 7 =